La autodestrucción del PAN

749
0
Compartir
l PAN se volvió en fuerza minoritaria en el mapa político de Jalisco.

El PAN se volvió en fuerza minoritaria en
el mapa político de Jalisco.

EL PAN INICIÓ UNA CRUEL LUCHA POR LA SOBREVIVENCIA 

En los últimos días, con motivo de las elecciones internas del Partido Acción Nacional (PAN) en el estado, algunos de sus militantes, los más activos con cada uno de los candidatos, han intensificado sus acercamientos con los medios de comunicación, para destacar las virtudes de sus respectivos candidatos pero, sobre todo, para descalificar a los rivales y hacer un recuento de los errores cometidos y que llevaron al blanquiazul a su peor momento desde 1995, cuando ganaron el gobierno de Jalisco por primera vez.

Como si nadie los conociera. Como si no los hubiéramos visto caminar por los espacios públicos, con sus excesos, sus altos salarios, su incremento desmedido de la nómina pública y sus actos de  corrupción. Apostar a la desmemoria, aclaro, no es privativo de los panistas, sino en general de los políticos.

La forma en que se comportan los panistas cuando compiten entre ellos, deja claro que ni cuando perdieron Guadalajara en 2009 ni la derrota que sufrieron tres años después en el gobierno del estado, les permitieron aprender la lección. Es más, tampoco cuando en las elecciones del 7 de junio pasado, se convirtieron en una fuerza minoritaria en el mapa político de Jalisco.

Desde que el PAN comenzó su caída, lejos de una revisión sobre los errores que cometieron,comenzó una cruel lucha por la sobrevivencia.

Primero, su intención era que se les permitiera tener acceso a alguna de las rebanadas del pastel político. Ahora, que al menos les toquen migajas.

En los espacios que han logrado conservar como oposición, sus votos se han intercambiado por plazas para sus amigos en espacios de gobierno, por negocios para sus empresas que les dejen ganancias económicas por servicios y obras deficientes, por bonos y pagos por debajo del agua.

Empresas que reciclan basura y la recolectan, con grandes ganancias y pésimos servicios; o empresas de luminarias que cobran millonarias cuotas y tienen municipios a oscuras o endeudados, son apenas algunos de los últimos ejemplos que los ciudadanos hemos tenido que pagar porque gobiernos de otros partidos consigan los votos del Partido Acción Nacional.

Eso, sin contar plazas para panistas que no tienen el perfil y que han incrementado considerablemente la nómina del Congreso del Estado, de algunos ayuntamientos y hasta de organismos que tendrían que ser ciudadanos y, sobre todo, contratar a especialistas en sus respectivas áreas, como son la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDHJ) o el Instituto de Transparencia e Información Pública (Itei).

Con los tres candidatos que se postulan en esta ocasión, Miguel Ángel Martínez Espinoza, Faviola Martínez Martínez y César Madrigal Díaz, hay panistas que han participado en la destrucción del PAN. Y ninguno ha lanzado señales de cambio.

Compartir

Dejar un comentario