Alejandro: una historia de favoritismo oficial

609
0
Compartir
La madrugada del miércoles 3 de septiembre  se reportó un percance vial en el que se involucraba a Fernández.

La madrugada del miércoles 3 de septiembre se reportó un percance vial en el que se involucraba a Fernández.

PERSONAL DEL NOSOCOMIO ASEGURA QUE EL CANTANTE LLEGÓ ACOMPAÑADO POR UNA MUJER JOVEN, Y QUE AMBOS ESTABAN ALCOHOLIZADOS

 El cantante Alejandro Fernández figuró fuera del escenario: convirtió un accidente vial en una historia de favoritismos y corruptelas, evadió varias responsabilidades civiles y tendió una cortina de humo que ahora quiere sufragar con mercadotecnia. 

La madrugada del miércoles 3 de septiembre se reportó un percance vial. Las principales sospechas en las corporaciones de auxilio y seguridad apuntaban a que el conductor circulaba a exceso de velocidad y no pudo controlar el vehículo sobre el piso mojado. Minutos antes había dejado de llover en la zona del Bosque Los Colomos, donde se informaba del accidente. 

La notificación del Centro Integral de Comunicaciones del Estado refirió de la volcadura de una camioneta Land Rover en color negro, sobre la avenida Patria, al cruce con Ávila Camacho, a donde llegaron unidades de policías viales, un grupo de Bomberos, una patrulla de la Policía municipal y la ambulancia Z-06 de los Servicios Médicos Municipales de Zapopan. 

Minutos después del percance comenzaron a circular rumores de que se trataba del cantante de“Unas nalgadas”; mientras tanto, en el sitio, el personal que custodiaba al artista “invitó” a los gendarmes a que el asunto no trascendiera, y que se les apoyara en apresurar sus acciones para que se pudiera recoger el automotor, y que no se mencionara el nombre del interprete en las actas oficiales y los partes de novedades, y así ocurrió… 

Todos sabían quién era, pero sólo se refieren a él como “persona pública”. En los reportes de los policías viales se refirió que la camioneta había sido abandonada por los tripulantes, y sólo hicieron el croquis del vehículo y dispusieron su remolque a uno de los corralones del Instituto Jalisciense de Asistencia Social, (IJAS). 

Presuntamente, para ese momento los escoltas del cantante se lo habían llevado a atender al Hospital San Javier; fue así que el interprete de “Tantita pena”, logró burlar la ley, y su posición de“personaje reconocido” le dio impunidad, ya que hasta los mandos de la Policía de Zapopan señalaron que al atender el reporte, encontraron sólo a un hombre que se dijo parte del equipo de seguridad del artista, y que éste no se encontraba en el lugar. 

En informes de la Fiscalía General del Estado se menciona de un personaje público involucrado.

El reporte reza: “al arribo del personal, localiza una camioneta Land Rover color negro modelo 2015 con placas JGZ-9405, la cual estaba completamente volteada con los neumáticos hacia arriba, y en su interior estaba lesionado un masculino del que sólo se manifestó que era una figura pública”. 

El parte informativo refiere que esa “figura pública” fue auxiliada por sus acompañantes y otras personas que llegaron al sitio, “fue rescatado y trasladado por sus medios a recibir atención médica”, y el documento expone que en el lugar se encontró a un individuo que se ostentó como el conductor de la camioneta, y dijo llamarse Fernando González Rodríguez, a quien no se le expidió ningún folio de infracción, y tampoco se le retuvo para que enfrentara sanciones por el percance. 

En los reportes de los paramédicos de la Cruz Verde se notificó que el copiloto de la camioneta presentaba excoriaciones leves en el rostro, en el brazo derecho y un golpe en el tobillo de la pierna derecha, y que no se trataba, a simple vista, de lesiones graves. 

Horas después en la Secretaría de Movilidad se señaló que no estaba cuantificado el monto de los daños, pero que antes de que el propietario recogiera la camioneta, que fue llevada a un depósito oficial, se deberían finiquitar los montos por las infracciones, y sufragar el monto de los daños ocasionados en el pavimento, además de lo correspondiente al derribo de una palmera durante el accidente. 

El director de Policía Vial, Francisco Poe Morales, confirmó que no se detuvo a ninguna persona porque no se localizó al chofer, sin embargo omitió explicar sobre el individuo que dijo ser el conductor, al que no se le fincaron responsabilidades, a pesar de la presencia de tantos elementos de cuerpos de auxilio y policiales. 

Difícilmente un ciudadano común habría corrido con tanta suerte, ya que un percance de esas dimensiones, aunado a las circunstancias de evasión, amerita una infracción que podría ser de alrededor de 700 pesos. Pero la cantidad es lo menos importantes: se trata de una historia de favoritismos oficiales para “El Potrillo”.

Una cortina de humo que se disipó rápido

La promotora de Alejandro Fernández, Star Productión no pudo sostener mucho la mentira en torno a su accidente. 

El cantante de “Cascos ligeros” emitió, luego del percance vial, un mensaje en su red social twitter, en el que expone el accidente, pero en ningún momento confirma o niega su presencia en el sitio: “Amigos, familia y medios de comunicación que preguntan: estoy en casa bien y sano, gracias a todos los que se preocupan por mí”. 

Lo anterior desató una oleada de tuiteos que le cuestionaban su estado de salud, incluso algunos comunicadores le preguntaban si él conducía, o si sólo era pasajero en el automotor de su propiedad. 

Las versiones sueltas llevaron a reporteros de diferentes medios de comunicación a “plantarse” afuera del nosocomio, en espera de encontrarse con algún allegado del artista, para obtener alguna impresión. 

Posteriormente apareció la vocera de la oficina de representación Star Production, Corina Schenkel, quien informó que Alejandro Fernández no iba en la camioneta accidentada, y que el conductor era un colaborador suyo; cuestionada por el horario en que ocurrió el percance, dijo a los comunicadores: “ellos manejan sus coches muy seguido, no es algo fuera de lo común. Alejandro está bien, en su casa, no está hospitalizado, no tuvo ningún accidente”. 

La publirrelacionista agregó que el empleado que conducía la camioneta estaba bien de salud, pero no supo precisar de qué manera haría frente a las sanciones administrativas por la volcadura.

Después del accidente, así quedó el auto de Alejandro.

Después del accidente, así quedó el auto de Alejandro.

Lloraba mucho…

Una semana después salieron a la luz más datos del accidente, y se dieron a conocer en una entrevista difundida por la cadena televisiva Univisión, en la cual un taxista que auxilió al interprete de “Niña, amada mía”, asegura que pasó por el lugar segundos después de la volcadura y ante la dimensión del percance, decidió ayudar, “me doy cuenta que hay gente abajo de la camioneta volteada, y que está pidiendo auxilio, había una persona nada más, que estaba tratando de enderezarla, otra persona estaba arriba de la camioneta y dos abajo”. 

El trabajador del volante agrega que el cantante estaba atrapado entre los fierros de su vehículo, y que fue sacado del lado del copiloto: “sacamos primero su pierna derecha, posteriormente lo quisimos sacar completo, pero no pudimos porque su pierna izquierda estaba completamente apachurrada; tenía un corte en la nariz, pequeño, en el tabique, y lloraba, se quejaba, gritaba“, explicó. 

Expuso también que mientras lo rescataban, los escoltas del artista se portaron amables, pero una vez que lo liberaron, los guardaespaldas lo reprendían a cada momento en que volteaba a ver al cantante: “imagino que querían llevárselo antes de que llegara la prensa, que no se dieran cuenta quién venía allí; porque primero todo era amabilidad, era operación rescate, y cuando lo tuvimos fuera, todo se volvió: “¡cállate!, “¡no es!”, “¡no lo veas!”, “¡no lo mires!””. 

Agrega que la actitud de los sujetos fue grosera, hasta que se lo llevaron al Hospital San Javier.Entonces el taxista subió a su carro y siguió trabajando. 

Por su parte, personal del nosocomio asegura que el cantante llegó acompañado por una mujer joven, y que ambos estaban alcoholizados, ambos se veían afectados y se les efectuaron diferentes estudios.

Mal de los pulmones

Tres días después del accidente, se dio a conocer que el artista sufrió afectaciones en la caja torácica, y que presentaba malestares en sus pulmones, según informó su empresa de representación, la cual reconoció que el artista sí iba en el vehículo. 

La promotora anunció, también, la suspensión de fechas de las presentaciones del cantante por prescripción médica, ya que el esfuerzo al cantar podría dañarle más los órganos; el principal malestar consistía en una contusión costal en el lado derecho; ésta interfería con la adecuada expansibilidad de su tórax, y le producía dolores intensos. 

En boletín se informó que la volcadura sucedió mientras el cantante se dirigía a su casa, pero que el piso mojado, luego de una lluvia, provocó que la camioneta en que viajaba derrapara y en consecuencia se volcó, “tanto el conductor, como Alejandro fueron llevados de inmediato a un hospital donde fueron atendidos y evaluados, y después de dos horas ambos pudieron regresar a sus casas con los cuidados pertinentes”. 

En el comunicado se difunden citas textuales que se atribuyeron al cantante: “me llevé el susto de mi vida, sólo ver cómo quedó la camioneta y pensar que no nos pasó nada de gravedad”. 

En el mensaje su empresa justifica la tardanza en emitir la información oficial, “Alejandro decidió esperar el tiempo necesario para ver si su evolución era favorable, de tal manera que le permitiera presentarse este fin de semana en el palenque de Zacatecas. El artista no quería preocupar a su público y las imágenes de la camioneta eran alarmantes”. 

Ese mismo día, el interprete emitió un nuevo mensaje en sus redes sociales, ahora en video, en el que reconoció haber resultado con afectaciones por el percance: “saludándolos desde mi casa en Guadalajara, recuperándome y siguiendo todas las indicaciones médicas para poder estar con ustedes en los escenarios, gracias”. 

De igual forma, en entrevistas a medios especializados en espectáculos, se mostró la casa del intérprete, en la cual se presumieron las adecuaciones de su domicilio, para convertirlo en su “hospital momentáneo”, como lo denominaron las notas informativas. 

Las fechas canceladas eran las previstas el 10 y 11 de septiembre en el Auditorio Nacional, las mismas se reprogramaron para el 29 y 30 de octubre.

Mucho alcohol 

Por cierto, no es la primera ocasión en que el intérprete de “Maldita Costumbre” protagoniza episodios escandalosos, bajo influjo de embriagantes; ya una aerolínea lo vetó por insultar a la tripulación durante un vuelo a México, además que se portó de manera grosera durante el trayecto, e incomodó a los demás pasajeros.

 Por otra parte, el intérprete es señalado como un “ebrio conductor, recurrente”, y es que en varias ocasiones se le ha detectado con copas encima y al volante, pero que echa mano de influencias para salir bien librado. 

Así lo aseguró el Comisario General de la Policía Vial en una entrevista previa al inicio del operativo “Salvando Vidas”, que retiene a los conductores que circulan bajo influjo de embriagantes y que contempla altas multas: “mientras más personas haya, mejor, para que me ayuden a lidiar con los famosos; y no es tanto el famoso, sino los escoltas que traen. Me ha tocado parar al Canelo, a Alejandro Fernández y los más perros son los escoltas; pero con esta ley, no se me va a ir el señor, por muy guapo que esté, lo voy a llevar a la cárcel, y si sus guardaespaldas se ponen igual, me los voy a llevar igual”.

 

EtiquetaCURVAFamosos
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox