Emilio el traidor

929
0
Compartir

 

eyaLA UNIÓN ENTRE EL EX GOBERNADOR Y ALFARO ES TAN CLARA COMO EN EL 2012

La sociedad política entre Enrique Alfaro Ramírez y el ex gobernador panista Emilio González Márquez, es tan clara hoy como en el 2012, por más que el candidato a la presiden­cia municipal de Guadalajara por el partido Movimiento Ciudadano quiera ahora deslindarse y el ex gobernador diga que sigue siendo tan pa­nista como los fundadores del partido a los que tanto gusta presumir.

Pero, ante este pragma­tismo puro, sin ideologías más allá del interés particular o del grupo que integran, el PAN, en particular el de Guadalajara pero también el estatal, actuaron bajo la misma tesitura porque podrían haber demostrado desde hace mucho que Emilio y su equipo cercano traicionaron al partido desde que dieron la espalda a su gris ex candidato a gober­nador, Fernando Guzmán, para impulsar la creciente popula­ridad del entonces alcalde de Tlajomulco.

El proceso de expulsión entonces debió comenzar justo cuando las evidencias eran ya conocidas por todos, lo que mostraría un verdade­ro compromiso por castigar las traiciones de parte de las cúpulas panistas locales. Pero, como en política la forma es fondo, el haberlo anunciado el día del debate entre los candidatos a la presidencia de Guadalajara, organizado por el Instituto Electoral y de Partici­pación Ciudadana, evidenció los enjuagues y componendas que los blanquiazules tienen con el PRI.

Fue una exhibición innecesaria y muy ilustrativa de como si Emilio y Alfaro están de acuerdo, también lo están el PAN y el PRI locales para tratar de dinamitar, por todos los flancos posibles, la candidatura del represen­tante de Movimiento Ciuda­dano, que sigue siendo la que tiene mayores perspectivas de triunfar en la capital del estado.

Emilio y Cavernal

Fue conocida la estrecha relación de González Márquez con Juan Sandoval Íñiguez.

EMILIO EL PIADOSO

González Márquez fue el último de los tres gobernado­res panistas consecutivos que tuvo Jalisco entre 1995 y 2013 y aspiró, sin obtenerlo, a la can­didatura presidencial panista en las pasadas elecciones.

También fue conocido por sus posturas en extremo conservadoras y católicas que buscó siempre imponer desde el gobierno, como donacio­nes del erario estatal para la construcción de un santuario cristero en Tlaquepaque o frases como “me da asquito” al referirse a las relaciones sexua­les entre parejas del mismo sexo.

En 2012, cuando se realizaron las elecciones para gobernador que ganó el priista Aristóteles Sandoval, González Márquez apoyó también a Enrique Alfaro, quien se quedó a menos de 4 puntos de derrotar al actual gobernante, lo que contribuyó a que el candidato panista, Fernando Guzmán, se hundiera hasta el tercer sitio muy lejos de los punteros.

Además de ser goberna­dor de Jalisco de 2007 a 2013, González Márquez fue alcalde de Guadalajara y antes dirigió el comité estatal del PAN.

Previo a su llegada a militante del PAN en 1992, el ex gobernador fue también dirigente nacional del extinto Partido Demócrata Mexicano en 1988, institución política de corte social cristiano que tuvo fuerte presencia en los Altos de Jalisco, de donde es originario González Márquez.

EMILIO EL TRAIDOR

Cuando el comité muni­cipal del PAN en Guadalajara decidió expulsar a Emilio Gon­zález Márquez por “traición al partido”, el tema se trató de camuflar como una solicitud que venía de los panistas que veían preocupados la actividad del grupo del ex gobernador en el equipo y entre los candi­datos de MC.

“Recibimos por parte de los candidatos a diputados federales y locales de Acción Nacional en Guadalajara la solicitud de una postura del partido respecto al actuar del ex gobernador, ya que el equi­po cercano a él está haciendo trabajo político para Enrique Alfaro. El comité directivo municipal sesionó y determinó que se acreditaba el supuesto de traición al partido, lo que dio como consecuencia inme­diata la expulsión”, dijo Juan Pablo Colín, secretario general del PAN Guadalajara.

Afirmó que entre las per­sonas del equipo de González Márquez que ahora están en Movimiento Ciudadano figura el ex titular del Instituto de la Juventud de Jalisco, Alejandro Hermosillo, ahora candidato por el distrito 8.

También “sobrinos directos del señor Emilio González están en la planilla de Enrique Alfaro como suplentes” o ex funcionarios de la pasada administración como Víctor Sánchez, quien estaba a cargo de las delegaciones foráneas en la Procuraduría estatal y hoy es candidato a diputado federal por el distrito 18.

“Si el señor González Márquez determina que quiere defenderse, está en su derecho de acudir a las instancias correspondientes, pero es un hecho que participa con Enri­que Alfaro”, agregó el dirigente municipal panista.

Las instancias a las que po­dría acudir “si es que no quiere mostrar congruencia con su actuar”, son el propio comité municipal, estatal o nacional, o bien los tribunales civiles.

Nuestra decisión fue de inmediato comunicada al presidente del comité estatal (Gustavo Macías) y está de acuerdo con la decisión, pero si el ex gobernador así lo quiere puede enviarles cualquier inconformidad”, explicó.

Alfonso Petersen.

Alfonso Petersen.

A la cargada para respon­sabilizar a Emilio del caos y la baja expectativa electoral para las próximas elecciones, se sumaron también candidatos como Alfonso Petersen Farah, quien fungió como secretario de Salud en la administración pasada y ahora no tuvo empa­cho en culpar a su ex jefe -que lo había apoyado abiertamen­te  para que también lograra la alcaldía de Guadalajara que luego dejó sin concluir el periodo- de ser responsable de la crisis panista y de traicionar los colores del partido.

Francisco Ramírez Acuña.

Francisco Ramírez Acuña.

Uno de los más felices con la complicidad política entre el PAN y el PRI para volver a evidenciar lo evidenciado desde hace mucho fue otro ex gobernador panista, Francisco Ramírez Acuña, de quien es muy conocida la animadver­sión contra Emilio y que no se ha cansado de señalar la necesidad de expulsar a quien, en contubernio con Alfaro, pre­tende de nuevo clavar la cruz de un tercer lejano lugar en las posiciones electorales para los candidatos de Acción Nacional, especialmente Alfonso Peter­sen en Guadalajara que, pese a las encuestas favorecedoras que algunos medios publican, apenas puede rebasar el 10 por ciento de simpatía de quie­nes afirman que irán a votar.

La actitud de Petersen contra Emilio se explica debido a los nexos que mantiene con Ramírez Acuña, quien política­mente fue su mentor y al que siempre el médico ha mostra­do lealtad y respeto.

EMILIO EL PANISTA

Ese mismo día Emilio reac­cionó ante la andanada. Tras el anuncio de su expulsión, envió una carta a los medios de comunicación en la que acusó a los candidatos y a la dirigen­cia de su partido de buscar que la responsabilidad del mal momento electoral que vive el panismo recayera en él.

La carta, dirigida al líder nacional del PAN, Gustavo Madero, señalaba que mien­tras fue dirigente, candidato y gobernante blanquiazul, siempre respondió con resul­tados la confianza del partido y acusó que “ahora otros tratan de evadir esa responsabilidad culpando a terceros” y mani­festó que a pesar de lo que dijeran los dirigentes locales, él continuaba con su corazón blanquiazul.

“Soy y seguiré siendo panista, seguiré apoyando al PAN, esa decisión la tomé hace muchos años; hoy la ratifico en medio de esta equivocada estrategia electoral. No es quemando la casa como se construyen triunfos electora­les”, dijo.

El ex gobernador señaló que los panistas de verdad deberían realizar un análisis a profundidad, responsable y serio, del momento que vive el partido, de las decisiones que han tomado sus dirigentes y de los resultados políticos de tales decisiones.

DIJO QUE LOS VERDADEROS PA­NISTAS DEBEN HACER UN ANÁLISIS PROFUNDO, RESPONSABLE Y SERIO DE LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO EN EL PARTIDO, DE LAS DECISIONES QUE SE HAN TOMADO Y DE LOS RESULTADOS DE LAS MISMAS

La respuesta de Emilio no tuvo eco a nivel estatal, pero en cuanto el dirigente nacional del partido, Gustavo Madero, estuvo en Guadalajara hace unos días, recibió un inespe­rado espaldarazo que mostró que no todos los cartuchos del llamado “góber piadoso” no se gastaron en infiernitos. Durante su visita a Jalisco, Madero dijo que la expulsión del PAN de Emilio no estaba consumada como aseguraba el comité de Guadalajara y, ase­guró, si se daba tardaría meses en ser un hecho.

“El PAN se siente muy orgulloso de su sistema interno para dirimir cualquier queja, cualquier recurso; tenemos órganos autónomos y tenemos varias instancias para poder dar a las partes la oportunidad de defender su dicho y sus intereses y apelar a una resolución justa. Yo no puedo anticipar cuáles son los méritos o la resolución porque esto recae en órganos que son autónomos y no dependen de la dirigencia”, dijo cuando fue cuestionado sobre el tema.

Madero incluso sostuvo que desconocía la carta que le envió el ex gobernador y dijo que el proceso de expulsión al que era sometido no ayudaba en nada al PAN dentro del pro­ceso electoral en curso porque “sólo distrae”.

También afirmó que en el proceso de expulsión, quienes hacen señalamientos en contra de Emilio y su apoyo a Enrique Alfaro, tendrían que probar que efectivamente es un hecho tal versión.

RÁPIDO SE DESMARCAN DE EMILIO

Dentro del corre ve y dile desatado por la presunta expulsión de González Márquez, las acusaciones de contubernio con Enrique Alfaro hicieron eco en el candidato quien ante la avalancha aprovechada en debates y redes sociales por los priistas para golpear esa alianza política, prefirió desmarcarse.

En sus redes sociales, Alfaro dijo que sus adversarios se encontraban desesperados como lo demostraba la reciente “historia que han inventado” al señalar que Emilio estaba apoyando su campaña.

“No ha estado, no está, ni estará jamás en este proyecto político”, sentenció.

No hizo lo mismo durante los debates, en los que prefirió optar por el silencio ante los embates, las risitas provocadoras y el apodo de “Enrique Alfaro González Márquez” que le endilgó el candidato del PRI, Ricardo Villanueva, o ante la desesperada esperanza del candidato panista, Alfonso Petersen, quien también cuestionó al candidato de MC por esa presunta alianza.

También en sus redes y ante la serie de memes y fotografías en las que está junto a Emilio, el ex alcalde de Tlajomulco sostuvo que se trata de imágenes que fueron tomadas cuando él era presidente municipal y el panista en capilla estaba como gobernador.

La última estocada en el tema la dio uno de los marginados de Alfaro, el diputado y ex dirigente estatal de MC, Julio Nelson García, quien herido ante el desplazamiento político del grupo alfarista que le costó buscar una nueva candidatura, anunció su salida de la bancada de este partido para incorporarse a la del PRI, partido en el que dijo, sin embargo, no militará.

Nelson, en su transmutación política, también hizo hincapié en la estrategia prianista y aseguró que Emilio siempre ha estado detrás de Alfaro.
Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox