Ayón: PVEM, sí; Guadalajara, no

1191
0
Compartir
Ayon

Francisco Ayón.

EL SECRETARIO DE EDUCACIÓN ESTÁ DEDICADO CASI DE MANERA EXCLUSIVA A LAS CAMPAÑAS DE LOS CANDIDATOS DEL VERDE ECOLOGISTA

No todos los priistas cercanos al gobernador Aris­tóteles Sandoval Díaz están metidos de lleno apoyando las campañas priistas. De hecho, uno de los hombres más cercanos al mandata­rio decidió encontrar otra modalidad para no estar con su partido, pero sin alejarse. El secretario de Educación, Francisco Ayón López, decidió hacerse cargo de la alianza con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), pero además dedicarse casi de manera exclusiva a las campañas de los candidatos de este instituto político.

Las razones por las que Ayón asumió el proyecto del Partido Verde son básica­mente dos: una estrecha relación de amistad con el actual presidente de ese partido en el estado, Enrique Aubry de Castro Palomino, y las diferencias con Ricardo Villanueva y algunos de sus colaboradores cercanos que, si bien no son de confronta­ción, sí generaron un distan­ciamiento.

Unos meses antes de ratificar la alianza con PRI, Enrique Aubry advirtió que su partido iría solo a las elecciones de 2015, pues cuestionó el trato que le había dado el Gobierno del Estado. Cuando se integró el Gabinete estatal, después de los comicios de 2012, el PVEM había dado como un hecho que le correspondería la cartera de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarro­llo Territorial (Semadet). Pero no fue así, ya que el gober­nador Aristóteles Sandoval apostó por alguien con quien ya había trabajado, Magdalena Ruiz Mejía.

Luego, el PVEM también fracasó en el intento de conseguir algunas plazas en el Gabinete, por lo que los colaboradores más cercanos de Enrique Aubry tuvieron que buscar cobijo en el gobierno federal. Sus acuerdos en la capital del país le permitieron quedarse con la delegación Jalisco de la Secretaría de Medio Am­biente y Recursos Naturales (Semarnat).

PARA ENRIQUE AUBRY, SE­GÚN DIJO EN DIFERENTES ENTRE­VISTAS, EL TRATO QUE LE DIERON NO FUE EL QUE CORRESPONDÍA

Pero al final hubo arreglos. Aubry de Castro argumentó que se lo pidió la dirigencia nacional y finalmente decidieron ir en alianza en 38 municipios, entre los que están Guadalajara, Zapo­pan y Tlaquepaque, así como en 19 de los 20 distritos locales. Como parte de los acuerdos, el PVEM consiguió que en las planillas el primer espacio fuera para un candi­dato designado por ellos.

No todos los candidatos que postuló el PVEM son de ese partido. De hecho, las posiciones más impor­tantes y, en particular las de los candidatos a diputa­dos locales de mayoría, las entregó a priistas, así como algunas que le tocaban en municipios. Esto le permitió a Enrique Aubry fortalecer sus relaciones con algunos grupos al interior del tricolor. Y a Francisco Ayón tomar decisiones.

El dirigente del Partido Verde ha mostrado cercanía, principalmente, con Fran­cisco Ayón y, por ende, con la ex titular del Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM), Mariana Fernández, quien es candidata a diputada. Pero también con el grupo de Alfredo Barba, aunque en particular con Luis Armando Córdo­va, candidato a alcalde de Tlaquepaque, y Omar Her­nández, alcalde con licencia de Arandas y candidato a diputado local. Con estos tres últimos Aubry coincidió en la LIX Legislatura local.

Reconciliar y armar la alianza con el Partido Verde fue una tarea que prácti­camente llevó Francisco Ayón, al parecer, a petición del gobernador Aristóteles Sandoval. Pero fue, al mismo tiempo, una puerta que le permitió al secretario, en el que se asegura más confía el mandatario, salirse de la campaña priista.

En el grupo de Ricardo Villanueva, hay quienes lo atribuyen a que francisco Ayón siempre mantuvo la esperanza de que él pudiera ser el candi­dato.

55_Final-de-campaña-villanueva-distrito-11_Alejandro-Nápoles_

Ricardo Villanueva en campaña.

Cuando las encuestas previas a la designación de Villanueva lo ubicaban en los últimos lugares, el secreta­rio de Educación, afirman, albergó la posibilidad de que el gobernador tomara en cuenta los resultados que le había dado en todas las encomiendas.

Pero eso no sucedió. En parte, porque lo de Villanue­va ya era un tema bastante trabajado entre un grupo de colaboradores del goberna­dor, quienes se encargaron también de poner obstácu­los a Francisco Ayón, incluso acudiendo al juego sucio.

Aunque el conflicto al interior del Gabinete del gobernador no fue abierto ni de frente, hay quienes aseguran que por momen­tos fue severo, generándose fisuras que ya no pudieron sanarse cuando se registró a Ricardo Villanueva como candidato.

Así, Francisco Ayón encontró un pretexto para no ayudar en la campaña priista: apoyar al PVEM en la definición de sus candidatos y en sus procesos para elegir en los espacios en los que había más de una opción. Ni en la precampaña ni en lo que va de la campaña, ha asumido alguna tarea para ayudar a Villanueva.

Pero no es sólo el secre­tario de Educación. Todos los priistas que laboran en los diferentes espacios del gobierno del estado y del Ayuntamiento tapatío, que forman parte del equipo po­lítico de Ayón López, tienen la encomienda de acudir a las visitas domiciliarias y los actos proselitistas del PVEM, en particular las campañas de Enrique Aubry y Mariana Fernández.
Esto ha implicado que no se les permita, de manera velada, ayudar en la campa­ña a Ricardo Villanueva.
Compartir

Dejar un comentario