Petersen no prende, ¿a poco no?

638
0
Compartir
panistas

Candidatos del PAN en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

“LAS ENCUESTAS NO VOTAN”, ES LA FRASE PREFERIDA DEL CANDIDATO DEL PAN A GUADALAJARA EN ESTAS CAMPAÑAS

En la pregunta con la que cierra todos sus actos pú­blicos de campaña, Alfonso Petersen parece también mostrar las dudas acerca del resultado de su aspira­ción por volver a gobernar una ciudad de la que ya fue presidente y en la que no cumplió los tres años de su periodo: “Sí se puede ¿a poco no?”.

Parece que no. Todas las encuestas recientes lo muestran apenas arañando los 10 puntos de intención del voto, en una contienda que cada vez más se centra en Enrique Alfaro y Ricardo Villanueva, elección que sólo le dará para ser regidor en la administración munici­pal que iniciará en octubre.

Ni el respaldo del ex presidente Felipe Calderón, quien aunque vino para según él atraer votos a favor de todos los candidatos del PAN en Jalisco, parece que darán algo de respiro a un Petersen que, cuando las campañas apenas llevan una cuarta parte de su tiem­po, sabe con certeza que no podrá ganar.

El 23 de marzo Milenio publicó una encuesta que encargó a Berumen, en la cual Enrique Alfaro enca­beza las preferencias con el 34.3 por ciento, seguido de Ricardo Villanueva con el 28.6. Petersen liquida­do aparecía con el 8.1 por ciento.

EL 6 DE ABRIL MURAL PU­BLICÓ SU ENCUESTA. TAMBIÉN ALFARO ARRIBA CON EL 41% DE LA PREFERENCIA, SEGUIDO DE VILLANUEVA CON EL 32 Y PETERSEN CON EL 10%

El 7 de abril El Universal la suya, igual que las ante­riores con Alfaro al frente con el 45 por ciento de la intención de voto, Villanue­va con el 37.7 por ciento y Petersen con el 11.7.

“Las encuestas no votan”, es la segunda frase prefe­rida de Petersen en estas campañas, donde cada vez se nota más la soledad de su aspiración tras la crecien­te desintegración panista no sólo en grupos internos, sino en la migración a otros partidos políticos especial­mente Movimiento Ciuda­dano y, en el caso de los blanquiazules más derecho­sos, al Partido Humanista.

La imagen estirada de Petersen, miembro de una de las familias de más rancio abolengo panista en Jalisco, no ha podido llegar al ciudadano como la de un político cercano, pese a sus recorridos casa por casa, su sonrisa permanente y la apócope cariñosa de “Pon­cho” con que sus publicistas quieren que el elector lo identifique. Y es que la ciu­dadanía ya lo conoce como alcalde.

Fue el que entregó el poder público municipal al PRI luego de 15 años de gobiernos blanquiazules en la capital jalisciense.

Fue el que no pudo construir las villas pana­mericanas en el parque Morelos a pesar de haber comprado a sobreprecio cientos de fincas que hoy siguen sin ser utilizadas.

Fue el que dio priori­dad a la obra pública en el poniente de la ciudad, olvidándose notoriamente de quienes habitan de la calzada hacia el oriente.

¿A poco no?
 

HEY, AQUÍ ESTOY

El primer round en forma que tuvieron los candidatos a la presidencia municipal de Guadalajara, inclui­dos Alfaro, Villanueva, Petersen y la perredista Celia Fausto, fue en el debate organizado hace unos días por la American Chamber of Commerce, que en los hechos fue protagonizado por los dos primeros.

Petersen quiso subirse va­rias veces al entarimado, pero la timidez de sus pretensiones más de réferi que de gladiador hicieron que fuera desplaza­do del protagonismo en la reunión.

En su turno al micrófono hizo un llamado a sus opo­nentes a dejar a un lado los enfrentamientos que a nada conducen y centrarse en la construcción de una Guadala­jara con visión de futuro.

›Hoy lo más importante es que sumemos es­fuerzos, que estemos unidos y que pense­mos que detrás de no­sotros viene un grupo importante de jóvenes que requieren que nuestras decisiones tengan un impacto positivo para su futuro››, dijo mientras Alfaro y Villanue­va preparaban su siguiente embate mutuo.

EN SU EXPOSICIÓN DE IDEAS AFIRMÓ QUE RESPECTO A LA PLANEACIÓN URBANA, DEBE REPOBLARSE LA CIUDAD Y TERMINAR CON EL CRECIMIENTO ERRÁTICO QUE PADECE

Habló de la consolidación de empleos ahora a través de la largamente anunciada y poco avanzada Ciudad Creati­va Digital que sería construida donde Petersen compró los terrenos en torno al parque Morelos, pero nada dijo del fracaso que tuvo en ese lugar, el más notorio de su adminis­tración.

“Una parte fundamental del éxito de las acciones de gobierno tiene que ver con la participación ciudadana”, afirmó en otra parte de sus intervenciones, señalando la importancia de abrir canales para la discusión ciudadana que permitan lograr la gober­nabilidad de una capital tan complicada como Guadala­jara.

Otras pocas cosas dijo, pero su estrategia pareció centrarse en evitar el golpeteo pese a la cantidad enorme de huecos políticos de sus ad­versarios, que podrían haber sido rellenados con cuestio­namientos que los habrían hecho trastabillar.

Lo desgastado de su imagen política como aban­derado de un partido que exprimió casi hasta el tope sus activos electorales luego de sus gobiernos llenos de pre­juicios morales y escasa obra pública, parece ser el karma que a cuestas tendrá a Peter­sen que hacerlo conformarse con continuar en la política en uno de los puestos más “humildes” en su trayectoria, el de regidor.

Compartir

Dejar un comentario

WordPress Image Lightbox